Apple pagará hasta US$ 500 millones para resolver la demanda por hacer más lentos los iPhones más antiguos